PLANETA LESBOS











{abril 13, 2009}   LA CIÉNAGA

LA CIÉNAGA

PELÍCULA:                    PASTELERÍA:

ÓSCULOSni unito        

CHACHA: ni con la “chacha”

 

 

Por Debora Dora

Cuesta un poco definir la trama de La Ciénaga. No, no es que no pase nada, al contrario, pasa demasiado, lo que sucede es que todo eso no se articula de una manera convencional y tampoco se agrupa en tres simples partes: introducción, desarrollo y desenlace. Sí, desde el principio, la ópera prima de la cineasta argentina Lucrecia Martel va dejando en claro que el suyo no es un cine convencional.

Si ustedes me preguntan cuál es el conflicto principal… mmm no lo podría decir. Sabemos que hay algunos puntos de partida y otros de transición, pero tampoco podemos encontrar uno de llegada. Como todas sus películas, la historia siempre continúa, en especial en la mente del espectador.
Tenemos un escenario: las tierras salteñas. Dos familias muy diferentes unidas por un lazo de sangre medio dudoso. Una casita en una ciudad; otra casona en el medio de los cerros. Una pileta que hace siglos que no se limpia, unos montes donde los chicos cazan, y muchas camas, camas desarmadas donde los protagonistas se la pasan echados en aquel verano atemporal.
Se suceden los planes para cruzar la frontera en un viaje relámpago, el carnaval, una borrachera que postra a una de los adultos en la cama, la aparición de la figura de una virgen en un tanque de agua, celos, envidias, hipocresías. Sí, todo esto sucede bajo la primera capa, la capa de las apariencias.
Nunca hay hielo, alguien se roba las toallas, el teléfono no para de sonar y los niños de gritar. Y allí aparecen por primera vez los guiños de la Martel y todos esos elementos que crean su universo tan particular: el agua, el subtexto lésbico, los prejuicios raciales, las diferencias de clase, la religiosidad, las corridas en el monte, ese atisbo incestuoso siempre presente y el humor sutil, que edulcora las vidas patéticas de aquellos personajes que pronuncian palabras que no dicen nada, pero a la vez dicen todo.

Cuestiones tortescas

Ay, ay Martel, cómo nos haces sufrir. La Momi (cómo se parece Sofía Bertolotto a Soledad Pastorutti), una adolescente de quince años, está tan ocupada aquel verano aceptando su amor prohibido que hasta se olvida de bañarse y cambiarse, porque se la pasa toda la película con la misma malla.
A la Momi está muy claro, aunque jamás se diga, le gusta Isabel (la colombiana Andrea López), la mucama, una chica de clase diferente a la que su madre (la patrona) se encarga de denigrar cada vez que puede. Pero Isabel tiene un noviecito, o algo así, el Perro, y no le presta mucha atención a la chica que la persigue para todos lados, que siempre se acuesta al lado de ella, la toca, la acaricia, pendiente de todos sus movimientos. Pobre Momi, es rarita, qué se le va a hacer…

NOMBRE ORIGINAL: “La Ciénaga”

NOMBRES ALTERNATIVOS: “The Swamp”

ORIGEN: Argentina – España

AÑO: 2000

DURACIÓN: 102 minutos

DIRECCIÓN: Lucrecia Martel

GUIÓN: Lucrecia Martel

PROTAGONISTAS: Graciela Borges, Mercedes Morán, Martín Adjemián, Leonora Balcarce, Silvia Baylé, Sofía Bertolotto, Juan Cruz Bordeu, Noelia Bravo Herrera, María Micol Ellero, Andrea López, Sebastián Montagna, Daniel Valenzuela, Franco Veneranda, Fabio Villafane, Diego Baenas.

TRAILER: http://www.youtube.com/watch?v=q9j1y6suhgY

PÁGINA OFICIAL:



Astrid says:

Que tremenda cinta… todo se percibe, todo se intuye, es asfixiante desde el comienzo, no creo que le guste a cualquiera, no es popular, es una obra de arte.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: