PLANETA LESBOS











{octubre 23, 2008}   LA MUJER SIN CABEZA

LA MUJER SIN CABEZA

PELÍCULA:                    PASTELERÍA:

ÓSCULOSahhh no no no                  CHACHA: ¿Cómo? ¿Cómo? ¿Cómo?

Por Debora Dora

Lucrecia Martel vuelve a hacer gala de su poder de síntesis, de su apego a las historias pequeñas, muchas veces intrascendentes, excusa ideal para tendernos la mano hacia su universo privado, un universo que es Salta, que podría ser cualquier otro lugar, pero no lo es, porque su provincia natal sigue siendo el escenario elegido donde sus personajes se mueven con soltura y comodidad (o, en realidad, todo lo contrario), donde estas familias tejen sus historias y destejen mitos, y se dejan observar, porque eso es todo lo que esta joven directora nos permite hacer: observar, ser testigos de una realidad diaria, apenas alterada, de la cotidianidad, muchas veces ajena para nosotros. Percibir, porque de eso se trata el cine de Martel, de percepciones que el espectador va uniendo.
En su tercer largometraje, no menos personal, pero tal vez sí un poco más estructurado en cuanto a su historia, Verónica (María Onetto, una de las actrices de la novela Montecristo) sale a la ruta y por un descuido, de esos que puede tener cualquier hijo de vecino, atropella a alguien o cree atropellar. Eso no lo sabe y no lo sabemos, pero en realidad todos lo intuimos. La mujer entra en un estado de shock, en una especie de catatonia que la hace divagar como un fantasma por aquellos lugares que solía frecuentar ya como no mucho más que un espectro.
La realidad de una familia que puede verse afectada por un hecho que cambie sus vidas… o tal vez no…

Cuestiones tortescas

El lesbianismo siempre sobrevuela el Universo Martel, pero ese es un tema que nunca se nombra (como tantas otras cosas de las que no se habla). Hay algo de erotismo contenido, algo de perversidad en la mayoría de las relaciones que retrata, no solo en este film, esto es algo que ya está presente en sus obras anteriores, La Cienaga y La Niña Santa.
El subtexto lésbico en este caso no es más que eso, subtexto, porque la realizadora solo nos ofrece piezas sueltas, retazos, atmósferas cargadas de tensión, frases a medio terminar (o a medio comenzar), juegos de miradas que dicen mucho más que un texto de mil palabras; elementos que el espectador deberá terminar de juntar en su cabeza.
Nuevamente es una adolescente la que carga con el silencio sobre sus hombros, aunque sus actos no dejen de evidenciarla. Candita (Inés Efron, tan correcta y ambigua como en XXY) ya era rara de chiquita, o eso es lo que sentencia la Tía Lala (María Vaner en su último papel cinematográfico) y no le ha pifiado demasiado. No sería nada raro si solo se tratara de abrazar en demasía a las mujeres o por las sonrisitas que intercambia con una amiga (que a su madre no le gusta para nada, porque la chica no es de su misma clase social; otro tema muy presente en la filmografía de la cineasta… o tal vez porque intuye que se está horneando un pastel), más raro resulta ese apego extra cariñoso hacía “la mujer sin cabeza” del título que, además, es su tía.
Y sí, nuevamente Lucrecia Martel nos deja pidiendo mucho más.

 

NOMBRE ORIGINAL: “La mujer sin cabeza”

NOMBRES ALTERNATIVOS: “The headless woman”

ORIGEN: Argentina

AÑO: 2008

DURACIÓN: 87 minutos

GÉNERO: Drama

DIRECCIÓN: Lucrecia Martel

GUIÓN: Lucrecia Martel

PROTAGONISTAS: María Onetto, Claudia Cantero, Inés Efronm Deniel Genoud, Guillermo Arengo, Cesar Bordón, María Vaner

TRAILER: http://es.youtube.com/watch?v=Us6QuGN8fxI

PÁGINA OFICIAL: http://www.aquafilms.com.ar/films_lamujersincabeza.html

 



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

et cetera
A %d blogueros les gusta esto: